Cecilia Arditto

Mundo agradable

EspañolEnglish

El mundo digital vuelve los procesos mecánicos invisibles. El mundo análogo nos recuerda como eran los mecanismos y establece relaciones causa-consecuencia palpables. Es un mundo donde los objetos son identificables por su forma: hay teléfonos, lámparas, tocadiscos, micrófonos, máquinas de escribir, cámaras de fotos… escapando de la multifunción de la computadora.

Apretamos un botón y la cinta se para. Apretamos otro botón y arranca de nuevo. Todo es obvio. ¡Enchufamos la luz y vemos! ¡El cable nos trajo la magia!  Vinilo grande: obra larga, disco chiquito, obra corta.  Rebobinamos mucho o poco, depende del tiempo transcurrido. No hay duda. El tiempo es mensurable, es visible.

En el mundo análogo podemos disfrutar de la magia de los procesos… escuchar un disco es la música grabada, pero es también la actividad.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *