Cecilia Arditto

Economy of means – Maastricht preparations

 

 

My piece Gesleten piano has lamps, tapes, and a broom. It is a piano piece with “simple” added objects; everything is fully notated on a very clear score.

The usage of materials is organic and simple but the reality of life is much more complex. Explaining to performers extra-musical actions takes a lot of energy and rehearsal time. It is easier with percussion players because they are used to deal with objects (and carrying them!)

The usage of extra-musical resources on chamber music will improve in its implementation with the practice (in fact is already improving a lot!), but we, composers, should think and re-think the usage of each extra material we employ. In the concrete practice (rehearsals, transportation, stage set up, explanation to new musicians, sharing the piece with other pieces in the program) each gesture out of the ordinary becomes exponential. Anything we think is complicated, will be very complicated. Unusual is generally not practical.

We can write, of course, whatever we want. We can write a string quartet with only one single note of a flute, for example, or we can write a long piece for a triangle that includes 5 seconds of timpani music (I am thinking more about transportation than in the music). It is like buying a very expensive dress to use only one time. .. why not? These beautiful extravagant and “non-purpose” gestures can be very relevant if we want to go that way. My point is that composers should acknowledge the complexity of apparently simple things when included in the usual practice. Not as a restriction but as an act of responsibility, getting to know our musical materials and their possibilities better. Working with props and extra-musical actions the same way we do with the traditional practice.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Economía de recursos

El pianista Yannis Katirtzoglou preparando el setup de Gespleten piano en el living de mi casa.

EspañolEnglish

Utilizar objetos en la música de cámara es algo típico de la década del 70. Kagel es una figura importante en este campo; él utiliza recursos en su escritura que ya se utilizaban en el teatro, radioteatro, músicas de animación para dibujos animados, etc., Su mérito es la formalización de estos recursos en el escenario de la música de cámara.

Reflexiono sobre los objetos musicales en mi música de manera práctica, en medio de los preparativos del concierto que haremos en Maastricht el próximo viernes. Mi pieza Gespleten piano (es una reprise) tiene lámparas, tapes, y una escoba. Los objetos no son muchos,  todo está todo explicado claramente en la partitura y el uso de los materiales es relativamente simple. Pero la realidad de la vida es más compleja. En teoría explicar a un intérprete cualquier acción extra-música pura es complicado y lleva tiempo y esfuerzo de ambas partes. Es más fácil con los percusionistas, porque ellos están acostumbrados a manejar objetos. En síntesis: trabajar con objetos extramusicales, siempre es complejo.1.    Estas cuestiones se irán (se están) haciendo cada vez más orgánicas. Hay que instaurar un uso de los objetos en las prácticas corrientes de la música de cámara con contenido teatral.
Los compositores tenemos realmente que pensar y repensar el uso de cada material, de cada gesto, de cada explicación, ya que su uso en la práctica concreta de la vida musical (ensayos, transporte, ubicación de objetos en escena, explicaciones a músicos, etc.) es exponencial. Cualquier cosa que nosotros pensemos que es complicada, va a ser complicadísima.

Uno puede escribir lo que uno quiera para terminar con una pieza complicadísima si la idea lo amerita. El punto es la justificación de eso. Uno puede escribir un cuarteto de cuerdas en donde el cello toca una sola nota y encima aguda; o utilizar un solo golpe de timbal en una pieza de media hora para triángulo etc. (pienso en el desafío del transporte más que en la música). Es como comprarse un vestido carísimo para utilizarlo una sola vez. ¡Por qué no! La vida está llena de gestos gratuitos que terminan coloreando el todo.

A la hora del orgánico instrumental, es importante que los gestos estén fundamentados – por el exceso, por la extravagancia o por la razón que sea – porque el control de los materiales es parte de la tarea del compositor, sea una articulación en una nota o la inclusión de una lámpara de pie.

 

3 thoughts on “Economía de recursos”

  1. Es que los compositores tal vez no deban imitar la vida. Esa cosa estructurada, justificada hasta el detalle, no puede ser vida (no una plena, en mi opinion). Yo creo, como tú, que los gestos deben estar justificados, si bien no explícita, sí implícitamente de manera que el auditorio pueda embarcarse en la aventura de escuchar (sea lo que sea quieras que signifique esta palabra). Sé que hablas de música contemporánea y mi opinión es en el fondo muy clásica.. Aunque pienso en Borges y creo que el opinaría lo contrario. Me encantaría participar de tu montaje… Acá en Venezuela, no abundan las oportunidades de enfrentarse a este repertorio. Me alegra haber tropezado con tu blog. Un a brazo desde Venezuela.

    PD: una persona comentó en tu entrada sobre la cita de Einstein algo relacionado con teoría de cuerdas y no entendí a qué se refería; me dió curiosidad porque trabajo en esa área (si hablamos de física claro; si es un ensamble de cuerdas ustedes sabrán).

  2. Tocayo: lo de la teoría de las cuerdas y la reflexión de Einstein sobre insanity. Es sólo por lo de que sería una posibilidad de esperar resultados diferentes haciendo la misma cosa una y otra vez.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *