Cecilia Arditto

Post Term: McLaren, Norman

?

EspañolEnglish

Estoy escribiendo una obra para tres trombones y linternas mágicas que proyectan imágenes en movimiento en vivo en una pantalla. Decir escribiendo es una metáfora ya que no estoy escribiendo nada. Pensando en círculos. Es una obra, en principio, para niños o para un público amplio.

Día 19, 24, 25

Pienso en cómo relacionar la música con la imagen en vivo…
Lo primero que se me ocurre es evitar seguir la imagen con la música (algo así como hacer mímica o peor, hacer “mickymousing”). Iñigo Giner, un amigo compositor, bien dice que las relaciones entre la imágen y el sonido puede ser de sincronicidad, pero que esta relación puede ser más compleja o más interesante que la traducción inmediata. Iñigo escribió una pieza, “De retórica II” para ensamble y cantante donde la soprano abre la boca para cantar y no emite ningún sonido, pero toca el resto del ensamble.

Sé que en algún punto, el comentario de Iñigo me va a activar, pero por el momento la hoja sigue en blanco.

 

Día 27, 28, 29

Vi horas de videos de Norman McLaren para tratar de entender en profundidad las relaciones entre la imagen y el sonido desde su origen. Es interesante ver cómo McLaren compone su propia música escrachando y dibujando sobre el film. Pienso que las soluciones más simples son las más efectivas. Algunos pocos recursos de la imagen y del sonido, bien empleados, son mas poderosos que la acumulación de recursos, siempre problemática.
Las imágenes con las que yo cuento, no son mías, son bastante complejas y no se pueden cambiar demasiado. La música tiene que ser escrita para tres trombones.

Aunque la lección de McLaren es valiosa, vuelvo a la hoja en blanco.

Día 31

Intento preguntarme cosas desde otros ángulos. El porqué de los trombones está fuera de discusión porque el encargo vino así. Entonces me pregunto que aspecto, que rasgo de identidad del trombón (mejor dicho de tres trombones juntos) me gustaría resaltar en la obra, para que sea una obra para  tres trombones y no tres cualquier otra cosa. Evitaré la palabra idiomática, ya que nunca se sabe el idioma que puede llegar a hablar un instrumento. Me refiero a cual es su contexto o su imaginario.
Se me ocurre lo obvio: el glissando, los colores de las distintas sordinas, todo tipo de técnicas extendidas, etc. No aporta mucha novedad a mi alicaída inspiración.

Al contrario.

Día 1

Generalmente las obras se me ocurren instantáneamente: me asalta una idea y después la tarea es concretar ese impulso original por meses, a veces años. La idea original por lo general viene con mucha energía, entusiasmo, enamoramiento, hasta diría alegría: una curiosidad a develar.

No esta vez.

Día 3

El encargo se basa en una secuencia de imágenes originadas en un texto de Borges. Decidí no utilizar el texto narrado y trabajar solo con la serie de imágenes. Hay una línea narrativa en las imágenes y quiero evitar agregar el problema de la palabra hablada. Pienso además, que en lugar de abrir preguntas, debería cerrar posibilidades, partir de una premisa clara… pero cuál?

Trabajar en colaboración no es fácil.

Día π

Leo el artículo de Gerardo Gandini Reflexiones sobre el oficio del componer y me voy a dormir.

 

Las infinitas posibilidades del agua

EspañolEnglish

Estoy trabajando en una pieza para tres trombones y linternas mágicas, con imágenes póstumas de Ida Lohman. Construí  una cámara oscura con las linternas en mi habitación para poder terminar el proyecto que comenzamos juntas cuando ella vivía.
Mi obra está basada el cuento de Borges Animales de los espejos, un relato incluído en Libro de los seres imaginarios.
Ida Lohman construyó peceras diminutas llenas con agua que se colocan entre la lente y el foco de las linternas mágicas. Lo que se ve en la pantalla, es el agua de las peceras reflejada y las intervenciones en vivo realizadas en ellas: objetos que caen, burbujas sopladas con una pajita, pompas de jabón, fluidos de colores inyectados en el agua, sal que se disuelve ante nuestros ojos, etceterísima.

Cabe recordar que en las proyecciones análogas, todo lo que baja en la pecera, sube en la pantalla, y lo que va izquierda-derecha se ve en reverso. Ejemplo: si echamos sal sobre el agua, en la pantalla la sal cae de abajo hacia arriba, por lo que cualquier simple procedimiento tiene ante nuestros ojos, una mecánica inédita. Los elementos cotidianos se vuelven fantásticos por la magnificación de los lentes y por la transfigurada ley de gravedad.El título de este texto, Las infinitas posibilidades del agua no es un elogio a las posibilidades de las linternas mágicas sino todo lo contrario. Es una critica que cuestiona las posibilidades como tal y su aparente infinitud.
Cuando uno empieza a trabajar con las linternas, dice ¡Guau! ¡Qué conglomerado de burbujas de jabón! ¡Cuántas posibilidades de formas y combinatorias! ¡Es imposible encontrar un patrón! ¡Qué fuente de infinitud en mi propia cocina con el mismo jabón de lavar los platos! ¿Qué música voy a escribir? ¡Si ya todo esta ahí!
A lo largo de los segundos nuestra atención decae… esas infinitas posibilidades se vuelven más finitas, y después de un par de largos minutos, las dos o tres posibilidades se vuelven nada más que jabón. Esto me recuerda los problemas de la música electrónica con respecto a la infinidad de recursos disponibles que terminan derivando en obras más o menos parecidas.

 

Otro aspecto a considerar es el tema del control: las burbujas hacen lo que quieren. Pero lo que quieren es más o menos siempre lo mismo. Cualquier acción artificial sobre ellas es forzada y más que  manipular las burbujas en el campo de la abstracción matemática, nos llevan al indeseado territorio del bricolaje. Lo mismo sucede con la música electrónica. Cuando no se concientizan los procesos las obras terminan más cerca del software que de la música. El viejo tema del fin y de los medios y los medios en el medio.
Los pioneros de la animación Norman McLaren, Oskar Fischinger, Víctor Iturralde trabajaban con materiales limitados: rayas y puntos sobre el film.  Los cortos de animación que tienen materiales más restringidos potencian la construcción y el diseño.
La relación entre los materiales y la forma es siempre la pregunta.