Cecilia Arditto

EspañolEnglish

Estoy mortalmente aburrida del mundo de la música contemporánea. Para mí, ser compositora, era otra cosa. Recuerdo cuando trabajaba en los proyectos a pulmón en Argentina. Recuerdo la intensidad, el asombro. Eso me pasa muy pocas veces en este mundo profesional. El mundo de la música contemporánea en Europa es muy marketinero. Es difícil salirse de la raya, hacer algo distinto. El riesgo ya está instituido, lo experimental es lo previsible. Hay que explicarse todo el tiempo… ah! Y además escribir una obra, explicativa de lo que habíamos querido hacer! 

El músico profesional es una mezcla de desconocimiento del pasado y miedo al futuro. En Europa es difícil escaparse de las categorías ya sea de inmigrante dodecafónico, de alemán adquirido (todos queríamos ser Lachenmann), o de Cage de maceta. Dejémoslos en paz, que ellos ya hicieron su parte. Necesito otro mecanismo de acción. Mucha gente que llega a esta encrucijada se dedica a la improvisación como símbolo de liberación, o hace canciones. Necesito instaurar otra posibilidad de las cosas sin irme a vivir al estereotipo del campo.

Nota a posteriori: (4-9-20)

El mundo subsidiado de la música contemporánea en Holanda se está cayendo a pedazos por obra de las políticas neoliberales que muestran su aversión explícita a lo artístico o intelectual como slogans de campaña. La disyuntiva del arte subsidiado y su consecuente burocracia, versus la total falta de apoyo institucional que deja al artista librado tanto a su libertad como a la buena de Dios, ha sido la pregunta de la producción artística desde tiempos inmemorables. No tengo una respuesta para un tema tan amplio, (creo que nadie la puede tener). Comparto algunas reflexiones personales que van cambiando a lo largo del tiempo y de las geografías.

En mi hacer encuentro saludable entrar y salir de las estructuras, sin anquilosarse en lo institucional pero tampoco sin ser un eterno outsider. Entrar y salir. El mundo personal ya está adquirido (o no), no hay necesidad de crear estrategias para abordarlo. El problema es el diálogo con el mundo.

 

3 thoughts on “…”

  1. Qué te puede decir una bebé-artista como yo, de todas formas te comento lo que me digo a mi misma, a lo mejor te ayuda.
    1. Veo el aburrimiento professional como una historia que se repite y sus respuestas también(yo ya he tenido varias crisis y eso q sólo llevo 3 meses de artista profesional). Siempre miramos con nostalgia la pasión del principio, el mundo lleno de posibilidades e intrigas que se abre con el primer contacto con el arte. Pero no debemos dejar que el conocimiento adquirido nos tape la mirada. No es una verdad que poseemos pero llaves a nuevos mundos desconocidos. Moraleja: no intentar poner las distintas llaves en la misma puerta, buscar siempre nuevas puertas.
    2. El mundo institucional. Política y economía siempre van a intentar crear estructura, determinar categorías. Buscan estabilidad y orden social. Ésta es su función. El artista se mueve entre el orden y el caos. En sistemas donde todo está muy bien definido, el artista normalmente no se puede conformar e intenta salirse de las definiciones, encontrar nuevas categorías.
    Yo lo veo como un diálogo que el artista mantiene con el mundo institucional, unos tiran por una banda y los otros por otra (a lo mejor no todos los artistas lo hacen, pero esto es problema suyo, tenemos que mirar a los artistas que nos gustan). Este diálogo no es siemre fluido y agradable, pero no crees que esto lo hace más interesante?
    Hubiera preferido hablar de esto mietras te preparo un café con baileys, así por escrito todo parece demasiado serio.

  2. y yo desde la caca no-profesional de la argentina te digo: que lindo hacer una canción y cantarla caminando por la calle.

    simpleza y sinceridad

    siempre muy linda la pagina

  3. la no profesionalidad argentina es degradante, la decadencia de europa es angustiante… nos iremos a vivir a la luna?

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *