Cecilia Arditto

Construir el verosímil (o cómo escuchar un relato triste de una persona que está disfrazada de pollo).

EspañolEnglish

En el cine no nos importa que el huracán que ha destrozado medio pueblo no haya alterado el peinado impecable de la protagonista, ni que la plaga de termitas no hayan tocado su zapatos. Cada historia construye su verosímil y desde esa realidad se plantea la narración.
Hoy fui a escuchar un concierto de órgano en el Orgelpark en Ámsterdam, el órgano para el cual estoy escribiendo, presentando un programa clásico de obras del SXIX: César Frank, Guy Ropartz, Samuel Rousseau. Todos estos compositores escribieron para el órgano modelo Verschueren-orgel, órgano que construyeron recientemente en el Orgelpark.

Ingeniería sonora

El órgano es un instrumento que tiene varios teclados y pedalera conectados a gran cantidad de tubos de diferente tamaño, material y tipo de embocadura. Algunos de los tubos -los menos- están a la vista. Detrás del teclado hay una serie de compartimentos, pequeñas habitaciones, llenas de otra gran cantidad de tubos de distintos tamaños que están organizados sobre plataformas, mesas, ubicados en cajones, pequeñas cajas con puertitas, etc. Es como una mini-ciudad de tubos.
Cuando un organista toca determinados registros, acciona diferentes regiones de este mapa de tubos, distintas habitaciones, o distintas partes de una habitación.

La tonalidad desplazada

César Frank escribió música que está claramente basada en las leyes de la armonía y el discurso tonal. Las distintas secciones o frases de su producción para órgano utiliza los diferentes registros del órgano. La orquestación no sólo utiliza diferente tipos de tubos sino que los grupos tímbricos suenan en recintos totalmente diferentes. La orquestación no sólo se refiere al color instrumental sino significativamente el espacio.
Para mis oídos “actuales” la linealidad de la armonía del siglo XIX iba saltando de cuarto en cuarto. ¿Cómo hacer para suspender la idea de que los acordes resuelven no solo en una fundamental sino en otro cuarto y concentrarse en las leyes de la armonía? ¿Que la nota grande y grave está afuera, a la vista, y las chiquitas y agudas en las entrañas de esos cuartitos a metros y metros de distancia? ¿Que el acorde final estaba despanzurrado aleatoriamente en el espacio total?¡Arditto! ¿En qué está pensando? ¡Vuelva a clase!
El verosímil de la armonía funcional me pide que ignore el tema espacial, como anteriormente había hecho la vista gorda al peinado de la protagonista indemne tras el huracán.

El arte de la exageración

La armonía funcional en un órgano grande sería, por ejemplo, como tocar un quinteto con piano de Schumann, dónde cada uno de los integrantes está en un cuarto diferente y al chelista lo encerraron en un cajón, que por medio de un pedal se abre y se cierra mientras toca. De más está decir que la pasé bomba.

Ping pong

Otra cosa extrañísima es que los tubos frontales (las notas pedal) del órgano están ordenados simétricamente de grande a pequeño a ambos lados del teclado. La escala cromática está distribuida en dos grupos: blancas de un lado, negras del otro. La música que utiliza los tubos graves, va saltando de derecha a izquierda constantemente dependiendo de la tonalidad. El tubo del do en relación al tubo del do sostenido está a una distancia, digamos, de tres metros, cosa que en una línea de bajo ¡se escucha muchísimo!
Me pareció muy extraño que el tema de los constantes saltos espaciales fueran como “borrados” por el discurso de las obras, haciendo “como que no importa” cuando para mis oídos de recién llegada era casi lo más predominante…

¿Cómo hacer para escuchar el relato triste de una persona que está disfrazada de pollo?

 

 

3 thoughts on “Construir el verosímil (o cómo escuchar un relato triste de una persona que está disfrazada de pollo).”

  1. qué interesante, eso no lo sabía, ¿cómo es posible que las alteraciones estén en un lado y las notas naturales en otro? eso afecta la obra a un nivel acusmático y espectral, no?

    Creo que muy poca gente, además de un compositor, se percataría de eso, o le llamaría la atención, o alteraría su percepción. Pero tienes razón con eso de la verosimilitud de una obra, aunque en este caso sea música.

    Por cierto que las raquetas de ping-pong están geniales, describen perfectamente ese fenómeno musical.

    Saludos

  2. La distribución de blancas y negras no es en todos los registros, sino en la fachada que corresponde a las notas pedal.
    Voy a trabajar más en el mapa de los tubos, me parece interesante!

  3. Muy buena la comparación con Schumann y los cuartos diferentes. Yo una vez encerré a un flautista en un cajón. En realidad me encerré en un cajón pero parece que como compositor uno se ve siempre desde algún afuera.
    Sería bueno un documental de tus experiencias en la fabricación de esta obra. Me encantaría!!!!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *