Cecilia Arditto

Post Term: literatura/poesía

Poesía

EspañolEnglish

Léase: leo a Adorno como si recordara (como recuerdo) los acordes de la Tercera Sinfonía de Brahms, que mi padre me asegura que le pedía una y otra vez en la infancia, con Bartok, Górecki y Saint-Saëns, y no las brumas de sinusoidales y los engranajes rotos que día y noche sí mecían la casa como un barco ebrio en el mar de la musique concrète.

[…]

Adorno, ¡vaya decorado!

[…]

De noche duermo y sueño con un campo que es una partitura de vacas que mugen cosas que entiendo.

Barbara Belloc

…mudos dos veces…

EspañolEnglish

Recuerdo cuando era adolescente y leí por primera vez, en la escuela, “La vida es sueño” de Calderón de la Barca. Tenía 14 años y la visión del mundo en verso de Calderón me emocionaba profundamente. La poesía me ponía en sintonía con un mundo de estremecimientos y temblores. El mundo era un poema.
Con el paso del tiempo mi versión de la realidad se volvió más despojada. Me enamoré de lo blanco, lo simple, con una mirada declaradamente antipoética como sinónimo de despojo. Decir que algo es poético -como la música de Sciarrino- se volvió un insulto. Pensar en comparaciones y metáforas para referirse indirectamente a algo, se volvió algo ornamentado. Luigi Nono odiaba los trinos en su música porque eran símbolo de un adorno burgués.

El humor siempre me pareció una forma eficaz de ahuyentar el almíbar de la poesía, prefiriendo las moscas a la miel.

Pero ahora, en la penumbra de la noche que antecede al sueño, en ese limbo viejo de tiempo donde el hoy es ya pasado y a la vez puras expectativas por el después, me encuentro leyendo Sor Juana Inés de la Cruz para un nuevo proyecto.
Y me volví a emocionar hasta las lágrimas. Como cuando era chica y me abismaba el mundo, yo tirada en el pasto, mirando las copas de los árboles desde abajo, movidas por el viento.

Sosegado ya el viento, y dormido el can, éste yace, y aquel –en absoluta quietud– no mueve ni aun sus propios átomos, temiendo hacer, con su ligero susurro, algún sacrílego rumor que, aunque mínimo, profane o viole la sagrada calma nocturna… El Mar, apaciguado su tumulto, ni siquiera mecía sus olas, que son la azul y móvil cuna en que duerme el Sol… Los Peces, siempre mudos, y ahora dormidos en sus lamosas grutas submarinas, eran mudos dos veces…

Sor Juana Inés de la Cruz

Bioy Casares: Diccionario del argentino exquisito ilustrado

EspañolEnglish

Novedoso: Palabra fina, pero desprovista del prestigio de la novedad.

 

Perfecto: Expresión de asentimiento. Veánse los sinónimos Correcto, Exacto, Regio, Fenómeno. 
– Puedo verte mañana.
– No.
– Perfecto. ¿Pasado?
– No.
– Perfecto. ¿Puedo llamarte?
– No.
– Perfecto.
(Secosse, Salustiano y Miss Margaret)

 

Hacer a tiempo: “Si hago a tiempo, paso por la galletitería”

 

Dimensionar: “El orador dimensionará su pieza dentro de los estrictos límites de la resistencia humana de los oyentes.” (Timón, Libro de los oradores, nueva traducción, Buenos Aires, 1973.)

 

Desubicado: “El doctor es uno de esos eternos desubicados que si va al Hipódromo lo sacan a empujones, porque se puso a corretear por la pista.” (Barinugli y su pingo Tragavientos, Siluetas porteñas, en Historia de nuestro turf.)

 

Boludo: Palabra de gran aceptación entre señoras. “No seas boluda.” Véase pelotudo en algún otro diccionario.

 

Calar: Terminantemente se dice: “Cala muy hondo”.

Actualizado: “Salga de ahí, che, usted no es un escritor actualizado, usted no está con la juventud.” (Académicas, tomo XXV.)

Cosmos

EspañolEnglish

…leyendo Cosmos, de W. Gombrowicz.

La novela es una deriva entre un abismo filosófico y una larga broma…. cuando uno está a punto de caer en las profundidades de las elucubraciones existenciales, viene la risa fundamental que nos salva de la trampa intelectual.

“Si se piensa en la enorme cantidad de sonidos y formas que se nos presentan a cada instante de nuestra existencia… un enjambre, una multitud, un torrente… entonces no hay nada más sencillo que combinar. ¡Combinar!”

“¡Qué abrumadora abundancia de asociaciones, de relaciones…! Cuántas frases pueden formarse con las 24 letras del alfabeto? Cuántos significados pueden extraerse de esos cientos de yerbajos, terrones y pequeños detalles? Inclusive del muro y de las tablas del cuarto brotaba el exceso y la abundancia. Me sentí fatigado.”

“El mundo es cien millones de veces demasiado opulento, ¿qué haré con mi distracción?”

 

 

Contra los poetas – Gombrowicz

EspañolEnglish

el poeta no toma como punto de partida la sensibilidad del hombre común sino la de otro poeta, una sensibilidad “profesional.”

 

 

“…el lenguaje de los poetas se me antoja el menos interesante de todos los lenguajes posibles.”

 

“Este reino de la aparente madurez constituye justamente el más inmaduro terreno de la humanidad, donde reina el bluff, la mistificación; el esnobismo, la falsedad y la tontería.”

 

 

Exilio

EspañolEnglish

“Me asombra siempre despertarme y comprobar que he acertado una vez más con este lugar en este mundo, en medio de la infinita variedad del universo; volver a mí exactamente, y no a zapato o a ratón o a bombero (¿y seré siempre yo?); despertar justo aquí, en este mismo sitio donde la cómoda, el ropero y la mesa de noche siguen siendo los mismos, o por lo menos parecen intentarlo. No importa que a veces este cuarto tome un aire distante o conspirador o sentencioso, que haya cierta reticencia en el trato entre los objetos y los muebles. Igual están y casi se diría que no han cambiado.”

Cosa de duendes, Olga Orozco

Macedonio

EspañolEnglish

Empieza una discusión cualquiera en una casa cualquiera pues llega un esposo cualquiera y busca la sartén ya que él es quien sabe hacer las comidas de sartén y ésta no aparece. Crece la discusión; llegan parientes. Se oye un ruido. Sigue la discusión. Se busca una segunda sartén que acaso existió alguna vez. El ruido aumenta. Tac, tac, tac. No se concluye de esclarecer qué ha pasado con la sartén, que además no era vieja; se escuchan imputaciones recíprocas, se intercambian hipótesis; se examinan rincones de la cocina por donde no suele andar la escoba: Tac, tac, tac. Al fin, se aclaró el misterio: lo que venía cayendo escalón por escalón era la sartén. Ahora sólo falta la explicación del misterio: el niño, de cinco años, la había llevado hasta la azotea, sin pensar que correspondiera restituirla a la cocina; al alejarse por ser llamado de pronto por su madre, después de haber estado sentado en el primer escalón de la escalera, la sartén quedó allí. Cuando trascendió el clima agrio de la discusión conyugal, la sartén, para hacer quedar bien al niño, culpable de todo el ingrato episodio, se desliza escalones abajo y su insólita presencia a la entrada de la cocina calma la discordia.
Nadie supo que no fue la casualidad, sino la sartén. Y si es verdad que puede haberle costado poco por haber sido dejada muy al borde del escalón, no debe menospreciarse su mérito.

Macedonio Fernández, Obras completas, tomo VII
Buenos Aires, Corregidor, 1987

En la cocina, poema de Joaquin Gianuzzi

EspañolEnglish

Picando ajos y cebollas
en mi cocina de surrealista privado
aventuro una ración
de ricas posibilidades, como empezar de nuevo
a partir de una vida arruinada y un huevo fresco.

Todo esta aqui de pronto:
el conocimiento y el condimento,
el universo y la salsa.

Soy una turbia mezcla cultural de manos y cacerolas
con un grito parado en el centro
de la llama del gas,
llamando a todos para que vengan a comer;
ofreciendo
con una respetuosa reverencia
una pizca de sal y una gota de aceite
al dios de una nueva oportunidad.

Juan Jose Saer y su música para ser leída.

La pesquisa: Juan José Saer

EspañolEnglish

Leo La pesquisa de Juan José Saer como si fuera una partitura.

La novela comienza con dos historias en contrapunto.
A y B son introducidos como dos bloques separados que luego se entrelazan en un mismo párrafo, para, en un momento, compartir a manera de pivote, una misma frase, que termina anudando las dos historias.

En un giro formal, la historia A, termina develándose como una narración de uno de los personajes de B.
Este permanente cambio de ángulo entre las dos historias: contraposición, adyacencia, yuxtaposición e inclusión, me hacen pensar en una lógica puramente musical. Mas allá del contenido, la novela se construye desde la estructuración del relato.

Pensar La pesquisa de Juan José Saer como si fuera una partitura trae la pregunta … ¿qué tipo de partitura? ¿de qué compositor?

Curiosamente La pesquisa es una novela bitemática, como la forma sonata usada por Mozart, basada en la dialéctica de dos elementos distintos: primer y segundo tema o grupo de temas. Charles Rosen en El estilo clásico analiza el Concierto para piano #9 de Mozart revelando un ajedrezado uso de los materiales temáticos. Este concierto es una construcción compleja, de percepción exigente, ya que esta interrelación de bloques es sucesiva, o sea, se da en el tiempo. Como en la novela, lo formal apela al uso de la memoria, o al posterior análisis, para una escucha profunda de la pieza.