Cecilia Arditto

!

alta en el suelo

EspañolEnglish

El bienestar es una cárcel donde se viven los mini egoísmos como situaciones relevantes. A la vida dura hay que tragársela, pero te hace acordar quien sos. Sino, sos un zombi. La vida fácil tiene un precio altísimo.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Las ciudades y su música

EspañolEnglish

La Notte (1961), de Michelangelo Antonioni, comienza con una vista aérea de la ciudad de Milán. La cámara se desliza (¿por un ascensor?) mostrando un edificio espejado que refleja la ciudad. Me imagino a Antonioni diseñando dispositivos de lentes (¡y de micrófonos!) con rieles, poleas, rueditas, ángulos incómodos para lograr esta toma. Antonioni es el maestro de las tomas imposibles, como su juego de cámaras magistral en la última escena de Blow up.

Link a la primera escena de La Notte

1 thought on “Las ciudades y su música”

  1. Buenísimo, Ceci!!! Cuando mi hija era chiquita hicimos lo mismo con Alicia en el país de las maravillas de Disney. Grabé el audio sin las imágenes y los escuchábamos dps. La pasábamos fenómeno!! Abrazo.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

?

EspañolEnglish

Estoy escribiendo una obra para tres trombones y linternas mágicas que proyectan imágenes en movimiento en vivo en una pantalla. Decir escribiendo es una metáfora ya que no estoy escribiendo nada. Pensando en círculos. Es una obra, en principio, para niños o para un público amplio.

Día 19, 24, 25

Pienso en cómo relacionar la música con la imagen en vivo…
Lo primero que se me ocurre es evitar seguir la imagen con la música (algo así como hacer mímica o peor, hacer “mickymousing”). Iñigo Giner, un amigo compositor, bien dice que las relaciones entre la imágen y el sonido puede ser de sincronicidad, pero que esta relación puede ser más compleja o más interesante que la traducción inmediata. Iñigo escribió una pieza, “De retórica II” para ensamble y cantante donde la soprano abre la boca para cantar y no emite ningún sonido, pero toca el resto del ensamble.

Sé que en algún punto, el comentario de Iñigo me va a activar, pero por el momento la hoja sigue en blanco.

 

Día 27, 28, 29

Vi horas de videos de Norman McLaren para tratar de entender en profundidad las relaciones entre la imagen y el sonido desde su origen. Es interesante ver cómo McLaren compone su propia música escrachando y dibujando sobre el film. Pienso que las soluciones más simples son las más efectivas. Algunos pocos recursos de la imagen y del sonido, bien empleados, son mas poderosos que la acumulación de recursos, siempre problemática.
Las imágenes con las que yo cuento, no son mías, son bastante complejas y no se pueden cambiar demasiado. La música tiene que ser escrita para tres trombones.

Aunque la lección de McLaren es valiosa, vuelvo a la hoja en blanco.

Día 31

Intento preguntarme cosas desde otros ángulos. El porqué de los trombones está fuera de discusión porque el encargo vino así. Entonces me pregunto que aspecto, que rasgo de identidad del trombón (mejor dicho de tres trombones juntos) me gustaría resaltar en la obra, para que sea una obra para  tres trombones y no tres cualquier otra cosa. Evitaré la palabra idiomática, ya que nunca se sabe el idioma que puede llegar a hablar un instrumento. Me refiero a cual es su contexto o su imaginario.
Se me ocurre lo obvio: el glissando, los colores de las distintas sordinas, todo tipo de técnicas extendidas, etc. No aporta mucha novedad a mi alicaída inspiración.

Al contrario.

Día 1

Generalmente las obras se me ocurren instantáneamente: me asalta una idea y después la tarea es concretar ese impulso original por meses, a veces años. La idea original por lo general viene con mucha energía, entusiasmo, enamoramiento, hasta diría alegría: una curiosidad a develar.

No esta vez.

Día 3

El encargo se basa en una secuencia de imágenes originadas en un texto de Borges. Decidí no utilizar el texto narrado y trabajar solo con la serie de imágenes. Hay una línea narrativa en las imágenes y quiero evitar agregar el problema de la palabra hablada. Pienso además, que en lugar de abrir preguntas, debería cerrar posibilidades, partir de una premisa clara… pero cuál?

Trabajar en colaboración no es fácil.

Día π

Leo el artículo de Gerardo Gandini Reflexiones sobre el oficio del componer y me voy a dormir.

 

2 thoughts on “?”

  1. Posiblemente no recuerdo un viaje a Andromeda tan divertido.
    Apenas ha marchado la nave con el resto del mundo
    y sólo quedamos tú y yo en la soledad regenerativa.
    Descubramos juntos nuestras vergüenzas,
    -yo me enamoro de una letra-
    la fauna nos observa y piensa:
    es la hora de acabar con el ser humano,
    pero el ser humano ya se ha ido,
    solo quedan dos locos
    y en diferentes mundos.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *