Cecilia Arditto

Post Term: de bueyes perdidos

La realidad se supera a sí misma

EspañolEnglish

Thomas Hirschhorn, es un artista suizo que construye monumentos estéticos combinando materiales simples, como latas descartables, cinta de pegar o sillas de plástico, con materiales suntuosos, como un automóvil último modelo. Bombástico (como dicen en inglés) y precario. Magnificente y pobre a la vez.

Thomas Hirschhorn -Proyecto Dislocación- Kunstmuseum Bern

En el barrio de Chacarita, en Buenos Aires, encontré esta belleza en la calle. Si comparamos los dos work of art vemos que si bien en apariencia son similares, su espíritu es muy distinto. Salta a la vista el cariño del vecino para con su autito en contraposición al desdén de Hirschhorn para con su 4×4. Uno repara, el otro rompe.

Auto rojo – Genio desconocido – Olleros y Forest, CABA – Abril 2017

In the mood of trash

EspañolEnglish

Un basural, la pequeña habitación de una pensión, el marco de una puerta: todo esto se transforma en el escenario esteticista de un amor prohibido. El caos y el desorden se transmutan en belleza extrema. Estoy hablando de la película In the mood of love del director Wong Kar-wai.
De manera parecida, en Bye bye Dragon Inn, Tsai Ming-liang enfatiza el refinamiento de lo casual: la maravilla de la gotera, la composición pictórica del callejón  de basura, la visión irreal del cine desvencijado. Me imagino al director de fotografía horas y horas estudiando el filtro verde pálido para mostrar un piso roto y mojado en todo su esplendor.
Tengo, en muchas de mis obras, una relación muy intensa con lo precario.  Relación que traspasa la escritura para verme en situaciones concretas de cargar 12 ventiladores en una bicicleta, transportar una colección de linternas mágicas en un viaje interoceánico, llevar un espejo de pie en el tren de Ámsterdam a Utrecht. En cuerpo y alma. Todo medio roto, medio viejo, a punto de romperse. Es una relación de índole fatal con los materiales, llena de adrenalina. Me encanta lo cotidiano, tal vez si escalara el Himalaya me aburriría.
Mi trabajo es el de elaborar la precariedad desde el control, llevando la fragilidad hasta el punto de obsesión férrea. Documentar la falta hasta que rebalse, extenuar la inestabilidad con rigor.
Y en este ejercicio se me va la vida, o mejor dicho, la encuentro. Una buena vida.

Go

EspañolEnglish

Hace veinte años que me dedico a la música contemporánea. Escribo una obra, después otra y así voy. Miro ahora el dibujo de mi carrera como si fuera el tablero del Go, el ajedrez chino, que ficha a ficha va dibujando  una línea compleja. El armado es lento pero una vez diseñada la estrategia, no hay manera de cambiarla.
Tomo aire y pongo la próxima ficha, la ficha mil. Con vértigo y a la vez con familiaridad.

Las callecitas de Düsseldorf tienen ese what the fuck!

La música contemporánea fue un acto revolucionario en mi vida. Los sonidos me abrieron la cabeza y cambiaron la vida para siempre.  Me hicieron viajar, conocer personas, tomar decisiones importantísimas. Al comienzo fue algo completamente nuevo. Y me fascinó el no entender.
La música contemporánea me mostró un mundo abstracto y revolucionario que con el tiempo se volvió un mundo concreto, Es parte de mi cotidiano. Una tarea.
Las cosas ahora ya no tienen el mismo sentido.
Lo que pasa con las vanguardias pasa a mini-escala con cada uno de nosotros. Empezamos con un gran acto libertario que nos catapulta a otro lugar y luego nos acomodamos ahí y construimos algo. 
Hace 15 años me encantaba vivir en la Argentina y hacer música allá, pero un día vi el techo. Sabía que obras iba a componer en los sucesivos años, como iba a ser mi vida en Buenos Aires. Y me fuí a estudiar a Europa. En ese entonces la experiencia fue intensa y vital. Empecé de nuevo,
Paredón y Molkestrasse

Debo confesar que me cuestan mucho los conciertos, las organizaciones y los sistemas de la música contemporánea. Creo que a la mayoría de los compositores. Mientras pienso como encajo me conseguí un trabajo de profesora de yoga. Y aquí estoy, esperando el bondi…

No tengo nada en contra de las instituciones musicales de la música clásica. Es más, estoy a favor de ellas. Me parece fabuloso que un organismo tan aceitado, caro y que en términos del capitalismo no sirve para nada, exista en un mundo cada vez más pragmático.
Este post se refiere a una cosa mía, pequeña y privada. Lo que en un momento fue para mi un acto de libertad ahora no lo es. Todo empezó cambiando mi/el mundo. Y ahora todo se trata de encajar y de durar. Y eso hace un ruido que no me lleva a ningún lado que me interese.
Seguir girando en los clichés me agota. Remar contra la corriente puede ser interesante. Puede ser una gran tontería también.
Con rumbo fijo

Este año tuve una situación personal muy difícil que me hizo ver un montón de cosas de una manera diferente. Me enfermé y eso me obligó a vivir en un estado de pregunta pura, porque a veces las cosas no tienen solución. Viví en un acorde que no resuelve, en estado de gracia, o de desgracia, continua.

 Tal vez abandonar el pasado es más difícil que enfrentar lo que viene, que de todas formas no está ahí hasta que está (chupate esa mandarina!) . Ser profesora de yoga potencia mis frases de almanaque, sepan disculpar!
Y siguiendo en la línea de frases simples que sintetizan emociones complejas: sigo en la búsqueda de ese sonido no sólo que sea interesante, pero que me cambie la vida, carajo!
David Lebón canta:
Yo te he visto en el pasado 
con tu cara de jarrón y tu mundo hecho de clichés 
Tengo la esperanza de encontrar un sonido 
y un amor tan grande que te pueda envolver 
por Dios escuchame. 

Hologramas de carne y hueso

EspañolEnglish

La Antimarcha fue organizada por el artista conceptual argentino Mookie Tenembaum en Buenos Aires, en reclamo al esclarecimiento del atentado de la Amia. Más información: https://nos-comunicamos.com.ar/node/4573

 

Un grupo de jóvenes marcharon “hacia atrás” desde el Palacio de Tribunales, en dirección a la sede de la AMIA, para reclamar justicia.

Me recuerda la marcha de los hologramas contra la ley Mordaza en España. En Argentina la marcha fue realizada por gente real envuelta en bolsas de plástico azul, caminando para atrás: hologramas de carne y hueso. Argentinos teníamos que ser… pa´ que tanto cablerío?  Yo hago música electroacústica con máquinas de coser y latas de conserva. De tal palo…

Primera protesta de hologramas de la historia en Madrid contra la nueva Ley de seguridad ciudadana.

Llamame Jorge

EspañolEnglish

Yo no sé si Borges es un escritor argentino, tengo la sospecha de que al contrario, fue Borges quien inventó lo argentino. De una madeja de gauchos, eruditos, inmigrantes y peronistas inventó el ser nacional: grave y chistoso, buen amigo y sorete, solemne y desestructurado, rebelde y enamoradizo, con una falsa modestia tan grande como su propia inseguridad, de una lucidez tan desgarradora como inconsistente, y sobre todo adolescente.
La gente lo conoce aunque no lo haya leído. Paradójicamente el populacho lo entiende. Yo creo que a Borges, como a cada uno de nosotros, le encantaba ser argentino.

 

 

!

alta en el suelo

EspañolEnglish

El bienestar es una cárcel donde se viven los mini egoísmos como situaciones relevantes. A la vida dura hay que tragársela, pero te hace acordar quien sos. Sino, sos un zombi. La vida fácil tiene un precio altísimo.

¡A volar! Pequeño Larry Shiner comentado.

EspañolEnglish

No sé si el artista romántico, libre, individualista y único, ese que sigue sus propios impulsos y vive bajo sus propias reglas, ha existido en algún momento, pero es seguro que ahora no existe más. Dice Larry Shiner en “La invención del arte”:

La prueba más sorprendente de que el típico pintor, escultor o arquitecto del Renacimiento no era un individuo moderno que reivindicara su autonomía absoluta son los muchos contratos que todavía se conservan. En tales documentos no solo se estipulaba el tamaño de la pintura o de la estatua, el precio y las fechas de entrega, sino además el motivo y los materiales.

Y nosotros, los artistas modernos -sobre todo los que vivimos en los países del norte donde se paga por componer- escribimos lo que se nos antoja… pero:
– para viola, soprano saxofón y piano microtonal;
– duración de la obra 12 a 14 minutos;
– una obra que pueda ser aprendida en máximo tres ensayos;
– que utilice microtonos,
– y se adapte al tema de “Música en los jardines”;
– y rapidito, para el 15 de noviembre de mil…

 

Cuando Miguel Ángel menciona en una carta de 1523 que el Papa Julio II le permite hacer lo que quiera en la Capilla Sixtina, no quiere decir que “podía pintar lo que él quisiera, sino… que podría tratar su tema de la manera que quisiese, un tema que de todas maneras cabe suponer que estaba acordado previamente con su patrón conocido por su poderosa voluntad.

¡Ja ja ja! Lindos pero no tan locos…

La pintura y la escultura del Renacimiento no eran valoradas en la época de acuerdo con los modernos criterios de originalidad sino por la manera y la gracia que tenían a la hora de superar las dificultades que planteaba la invención y la ejecución.

Nos encontramos con el típico: “está bien escrito”. Y el quiero retruco: “prefiero escribir mal pero ser yo mismo”. Causa con y sin rebelde.

 

El serrucho de cristal y las personas de verdad.

EspañolEnglish

siguiendo con el post anterior…

A raíz de la olla con un agujero en el fondo, de la plasticola que no pega y el libro con las páginas pegadas, encontré esta cita de Santo Tomás de Aquino en el libro The invention of art, de Larry Shiner (hermosa recomendación de mi hermana Luciana, siempre tan informada).

 

 

La utilidad es parte de la belleza en el siglo XIII. No asi en el siglo XIX y XX, donde la inutilidad parece ser parte de la belleza.
Y ahora?

Reflexionando sobre la importancia del arte en nuestra vida, encontré esta inquietante noticia-imagen-evento. Se trata de la protesta en España contra la Ley Mordaza, que prohibe manifestar y habilita la aplicación de ley Antiterrorista para las demostraciones públicas…

 

Un acto brillante y perturbador… estético y tremendamente poderoso. La belleza se convierte en acto revolucionario.
Aqui el link.

 

En el aire…

EspañolEnglish

Una de las características del arte es que es suntuario. En otras palabras, no sirve para nada y no debe servir para nada.
Eso dice la teoría, pero la realidad muestra que el  arte se ha vuelto utilitario. Se mueve en un mercado de oferta y demanda, se compra y vende obra, adorna, entretiene y educa. Si volvemos a la idea de que el arte no debe servir para nada, pero que a la vez tiene que ser útil, nos enfrentamos a una contradicción ontológica. Sería como fabricar una silla donde una no se puede sentar, una plasticola que no pegue, una olla con un agujero en su base… una música que no sirva para nada.
El arte en nuestra época está atado a un devenir funcional a medias: casi lindo, casi práctico, casi importante. Sin pena ni gloria.

La función del artista en nuestros días, esta cada vez más confundida con respecto al imaginario que sitúa al artista como agente de un cambio social. Nos veo como apasionados secretos, en un teatro escondido, que ocasionalmente hacemos resonancia con el main-stream. El opuesto al artista que cambia el mundo sería un artista que no toca al mundo en absoluto. Ninguno de los dos nos representa. El artista ha vuelto a su torre de cristal, pero no a la torre lejana e inalcanzable desde donde ve al pueblo, sino a una torre que lo expone y lo vuelve completamente visible. Visible de una manera irrelevante.

-Jaimito: ¿Existe la música que nadie escucha?
-Maestra: ¿Y la música que te entra por un oído y te sale por el otro?

 

 

Carnaval

EspañolEnglish

Sketches en 35mm para Musique Concrète.

¡Ay el cine!
Soy una cineasta
disfrazada de compositora,
disfrazada  de profesora de yoga,
disfrazada de argentina
en Alemania.